miércoles, noviembre 21, 2007

Más caras de Dylan

Hablando de liderazgo, Bob Dylan destacó por rehuir cualquier liderazgo del movimiento de protesta en los años sesenta, además de abandonar el folk puro que constituía la plataforma cultural de ese movimiento. La expresión musical de esa transformación se puede apreciar en The Other Side of the Mirror, la película de Murray Lerner recién editada en DVD, donde se ve como Dylan cambia cada año hasta llegar en la canción Maggie’s Farm (“I ain’t gonna work on Maggie’s farm no more” “Ya no voy a trabajar más en la granja de Maggie”) a renunciar al papel que sus fans y los medios de comunicación querían otorgarle. Otra vertiente de las canciones de Dylan en ese momento es la crítica vehemente, en canciones como Like a Rolling Stone, ya no al establishment, sino a ese “otro” que quiere imponerle un papel o cuya hipocresía le molesta. Las canciones sirven para que el Dylan narrador proyecte su rabia en los defectos ajenos y se sitúe como el que abandone al otro.
Con el tiempo esa mezcla de rechazo e independencia se suaviza algo, dando lugar a canciones como Most likely you go your way and I’ll go mine, en la que, aunque sigue el narrador necesitado de justificarse, la ira se va reemplazando por el sentido de humor y la aceptación de la diferencia. Ahora que Sony ha decidido hacer una campaña de marketing viral con el producto “Dylan”, ha elegido esta canción para hacer un remix, en manos de Mark Ronson, y un video, que es como un viaje a través del tiempo acompañando a Dylan en un repaso de sus múltiples máscaras artísticas.


También acaba de salir en EEUU la última película de Todd Haynes, I’m not there, que, según cuentan, es una apuesta arriesgada por representar a siete fases diferentes de la vida de Dylan, contando con seis actores diferentes para representarle, entre los cuales figuran Marcus Carl Franklin (un joven actor afro-americano), Richard Gere y Cate Blanchett. Se dice que Blanchett hasta podría ganar un Oscar por la representación que hace del Dylan rebelde e iconoclasta de Maggie’s Farm y Like a Rolling Stone.


Un ‘dato’ interesante sobre Dylan que leí el otro día es que, según parece, está afectado por el síndrome de Asperger. Este es una condición caracterizada por algunos de los síntomas asociados con el autismo, como dificultades en la interacción social, actividades y comportamientos repetitivos y estereotípicos, pero sin otras características del autismo, como el retraso en el desarrollo lingüístico. Por lo contrario, personas con el síndrome de Asperger demuestran a menudo capacidades fuera de lo normal en ciertas áreas, y el artículo que vi afirmaba que otros famosos como Woody Allen, Stephen Spielberg, Bill Gates o Keanu Reeves también tenían Asperger. Aunque sería tentador desglosar retroactivamente el pasado de Dylan a la luz de este síndrome, por ejemplo, intentando explicar su rechazo al papel de líder, no dejaría de ser otro intento de etiquetar a un hombre que lleva toda su vida mostrando una resistencia de lo más saludable a las etiquetas reduccionistas.

Formulario de suscripción a GaliciaIntegral

Suscríbete a GaliciaIntegral
Powered by es.groups.yahoo.comYahoo! Grupos